Imágenes que circularon en las redes sociales provocó reacciones de la ciudadanía y del alcalde del distrito por el Ernesto Cortissoz en mal estado en que se encuentra.

La «empanada» que dejaron de Aeropuerto (Ernesto Cortissoz) en B/quilla

Imágenes que circularon en las redes sociales provocó reacciones de la ciudadanía y del alcalde del distrito por el Ernesto Cortissoz en mal estado en que se encuentra.

La imagen del personal de inmigración manejando las goteras con paraguas en el aeropuerto Ernesto Cortissoz de Barranquilla despertó la ira de la ciudadanía y del alcalde, Jaime Pumarejo.

La nueva denuncia se difundió a través de las redes sociales e implicó la construcción inconclusa del edificio de la terminal internacional con una inversión de $610.000 millones de pesos.

Cabe recordar que el aeropuerto fue cedido al Grupo Aeroportuario del Caribe (GAC) por ANI en concesión en mayo de 2015. Tras este movimiento, se inició a partir de entonces el proceso de transformación del Ernesto Cortissoz.

Los usuarios locales y extranjeros calificaron la situación del aeropuerto (las goteras) como una “vergüenza” y un “robo en la cara”, entre muchos otros comentarios. Además, compararon la nueva infraestructura con terminales de municipios colombianos de menor población y que estas eran mucho mejor.

Por su parte, el alcalde del Distrito expresó: “¡Barranquilla no se merece un aeropuerto sin terminar! Esta semana convocaremos reunión con usuarios, gremios, concesionarios y Gobierno Nacional para revisar cronogramas e inversiones y fijar compromisos”.

El mandatario indicó que la ministra de Transporte Ángela María Orozco y el presidente de ANI, Manuel Gutiérrez, le han informado que el aeropuerto estará “antes de que finalice el primer trimestre de 2022”, por lo que solicitó el testamento al franquiciado.

Quejas estables del Ernesto Cortissoz

Recientemente, otros usuarios expresaron su descontento por recibir maletas húmedas, mientras que otros pasajeros se inundaron porque no había un puente entre el avión y la sala de llegadas de pasajeros.

Además de esto, hay otras quejas del año pasado, relacionadas con la fachada de la terminal aérea, la placa electrónica que no funciona, los conductos expuestos y el diseño del techo.